La feria del libro debe incluir autores con políticas estéticas y muy diferentes

La feria del libro debe incluir autores con políticas estéticas y muy diferentes

julio 25, 2018 Desactivado Por admin

El barranquillero escritor Giuseppe Caputo se retira del Departamento de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBO) Cultural y se convirtió en la pasión de su vida: la escritura.

En los tres años que Caputo fue responsable de la gestión de esta “gran fiesta” en torno a los libros y la lectura, llamada de 320 invitados internacionales y 350 colombianos. Sin embargo, más allá de los números, el impacto cualitativo de la propuesta cultural se consolida FILBO hoy como un escaparate de primer nivel de la región, cerca de Guadalajara o en Buenos Aires.

Después de su primera novela, un mundo sin padre, aclamado por la crítica y catapultando a ser uno de los elegidos en Bogotá 39 (escritores menores de 39 años que se detienen en gran medida de la escena literaria de América Latina), Caputo escribe una alternativa a la enseñanza también forma parte del equipo de profesores de la nueva Maestría en Escritura Creativa del Instituto Caro y Cuervo.

¿Cuáles fueron los principales cambios en el contenido cultural de Filbo?

Otros cambios, yo diría que fue un proceso para continuar el trabajo maravilloso de los que antes de mí en la feria: Diana King, Adriana Martínez y Juan David Correa. Dejaron a Filbo en un lugar muy alto. En cuanto a la programación, la idea ha sido siempre para perseguir las bandas que tenían el espectáculo: “Las conversaciones que cambiarán su vida,” la literatura; Foros de lectura, que son tablas para estudiantes y profesionales de la asamblea; “Larga música”; flecos para niños y jóvenes; el encuentro internacional de periodismo y “Libros para comer”, el espacio gastronómico. Para ellos, agregamos los de “Más formas de leer”, diseñados para personas con discapacidad; “Palabras para la reconciliación”, pensando en el post acuerdo y la ciencia. Todo esto para que el libro sea el punto de encuentro de todas las poblaciones posibles.

¿Cómo funciona el diálogo entre todos estos grupos?

Tenemos la idea de enfocarnos en la programación (este año fueron las emociones). Esto da una discusión de todos los eventos y, finalmente, todos los autores invitados y todas las tablas están en diálogo, todo con todo. Y, por supuesto, esto significa que los participantes en el espectáculo entienden cada evento como parte de un todo: cada diálogo en cada mesa como parte de una conversación más amplia. Una conversación que nos anima a pensar y repensar; pensar y pensar en nuestra relación con el mundo y con los demás.

¿Cuál es el equilibrio entre lo que se hace en los números?

En los últimos tres años, la presencia de Filbo ha aumentado. En su última edición, recibió 575,000 personas. Es cierto que hay muchos pública para todos los eventos: contadores, y conversaciones con autores como Premio Nobel de Literatura calibre Svetlana Alexievich y JM Coetzee, Nobel de la Paz Jody Williams, cartas de premiando a la Princesa Richard Ford Asturias Ford y al limpiador Jeffrey Eugenides. O homenajes, como las conferencias de Florence Thomas y Fernando Vallejo.

Sin embargo, hemos conocido otros eventos muy completos …

Por supuesto, son eventos que se supone que son la minoría, que se han cumplido: eventos tales como lecturas y actividades con nuevos autores o autores de poesía de gala que aunque tiene un balance sólido, no son tan conocido o media nuestro país como Teju Cole y José Luís Peixoto, o golpear a Ana Blandiana, Eltit Helen Oyeyemi, Cristina Rivera Garza, Mariana Enríquez y María Teresa Ruiz. Creo que es importante aprovechar la plataforma de medios de la feria para publicitar los trabajos de estos extraordinarios autores.

Las mujeres también han jugado un papel importante en Filbo …

¡Claro! El mundo no puede pensar o contar sin las mujeres. Las mujeres no pueden estar en la feria o ser la parte mínima en un programa cultural serio. Y lo más importante, la mayoría diría que las mujeres han sido una parte esencial del espectáculo porque tienen una gran ópera. Nona Fernández, Alejandra Costamagna, Gabriela Alemán, María Sonia Cristoff, Carolina Sanín, Margarita García Robayo, Fernanda Trias, María Teresa Andruetto, Marina Colasanti, José María Ferrada, Sara Bertrand, Liliana Colanzi, Yolanda Reyes, Marta Sanz Mercedes Cebrián. Esta lista es seguida por una larga e injusta, etc.

Sin duda, una de sus banderas era abrir este espacio a la diversidad …