La incipiente pérdida de biodiversidad

La incipiente pérdida de biodiversidad

noviembre 26, 2018 Desactivado Por admin

El mundo debe buscar un nuevo acuerdo para la naturaleza en los próximos dos años o la humanidad podría ser la primera especie en documentar nuestra propia extinción, advierte el jefe de biodiversidad de las Naciones Unidas.

Antes de una conferencia internacional clave para discutir el colapso de los ecosistemas, Cristiana Pașca Palmer dijo que la gente en todos los países necesita presionar a sus gobiernos para que elaboren metas globales ambiciosas para el 2020 para proteger a los insectos, aves, plantas y mamíferos que son vitales para la producción mundial de alimentos, el agua limpia y el secuestro de carbono.

Cambios medioambientales

“La pérdida de biodiversidad es un asesino silencioso”. Es diferente del cambio climático, donde la gente siente el impacto en la vida cotidiana. Con la biodiversidad, no está tan claro, pero cuando uno siente lo que está sucediendo, puede ser demasiado tarde”.

Sus miembros – 195 Estados y la UE – se reunirán en Sharm el Sheikh, Egipto, este mes para iniciar los debates sobre un nuevo marco para la gestión de los ecosistemas y la fauna y flora del mundo. Esto dará inicio a dos años de frenéticas negociaciones, que Pașca Palmer espera culminen en un nuevo y ambicioso acuerdo global en la próxima conferencia en Pekín en 2020.

Los conservacionistas están desesperados por un acuerdo sobre biodiversidad que tenga el mismo peso que el acuerdo sobre el clima de París. Pero hasta ahora, este tema ha recibido muy poca atención, a pesar de que muchos científicos dicen que representa al menos una amenaza igual para la humanidad.

Los dos últimos acuerdos importantes sobre biodiversidad -en 2002 y 2010- no han logrado detener la peor pérdida de vidas en la Tierra desde la desaparición de los dinosaurios.

Aichi: objetivos para preservar la naturaleza

Hace ocho años, en el marco de los objetivos de biodiversidad de Aichi, los países prometieron reducir al menos a la mitad la pérdida de hábitats naturales, garantizar la pesca sostenible en todas las aguas y ampliar las reservas naturales del 10% al 17% de la tierra del mundo para 2020. Pero muchos países se han quedado atrás, y los que han creado más áreas protegidas han hecho poco para vigilarlas. “Las “reservas de papel” ahora se pueden encontrar desde Brasil hasta China.

La cuestión también ocupa un lugar secundario en la agenda política. En comparación con las cumbres climáticas, pocos jefes de estado asisten a las charlas sobre biodiversidad. Incluso antes de Donald Trump, Estados Unidos se negó a ratificar el tratado y sólo envía un observador. Junto con el Vaticano, es el único Estado de la ONU que no participa.

Pașca Palmer dice que hay destellos de esperanza. Varias especies de África y Asia se han recuperado (aunque la mayoría están en declive) y la cubierta forestal de Asia ha aumentado un 2,5% (aunque ha disminuido en otros lugares a un ritmo más rápido). Las áreas marinas protegidas también se han ampliado.

Pero en general, dice, el panorama es preocupante. Las ya elevadas tasas de pérdida de biodiversidad por la destrucción del hábitat, la contaminación química y las especies invasoras se acelerarán en los próximos 30 años como resultado del cambio climático y del aumento de las poblaciones humanas. Para 2050, se espera que África pierda el 50% de sus aves y mamíferos, y que las pesquerías asiáticas colapsen por completo. La pérdida de plantas y vida marina reducirá la capacidad de la Tierra para absorber carbono, creando un círculo vicioso.

“Las cifras son asombrosas”, dice el ex ministro rumano de Medio Ambiente. “Espero que no seamos la primera especie en documentar nuestra propia extinción.” A pesar de la débil respuesta del gobierno a una amenaza tan existencial, dijo que su optimismo sobre lo que ella llamó “la infraestructura de la vida” no se vio disminuido.

Un motivo de esperanza fue la convergencia de las preocupaciones científicas y el creciente interés de la comunidad empresarial. El mes pasado, las principales instituciones y científicos de las Naciones Unidas sobre clima y biodiversidad celebraron su primera reunión conjunta. Encontraron que las soluciones basadas en la naturaleza -como la protección de los bosques, la plantación de árboles, la restauración de tierras y la gestión del suelo- podrían proporcionar hasta un tercio de la absorción de carbono necesaria para mantener el calentamiento global dentro de los parámetros del Acuerdo de París.

En el futuro, las dos ramas de las Naciones Unidas, la del clima y la biodiversidad, deberían realizar evaluaciones conjuntas. También señaló que aunque la política en algunos países se está moviendo en la dirección equivocada, también se han producido acontecimientos positivos, como el presidente francés, Emmanuel Macron, que recientemente ha sido el primer líder mundial en señalar que la cuestión del clima no se puede resolver sin detener la pérdida de biodiversidad. Esto estará en la agenda de la próxima cumbre del G7 en Francia.

“Las cosas se están moviendo. Hay mucha buena voluntad”, dijo. “Debemos ser conscientes de los peligros, pero no paralizados por la inacción. Todavía está en nuestras manos, pero la ventana para la acción se está estrechando. Necesitamos niveles más altos de voluntad política y ciudadana para apoyar a la naturaleza”.