Venezuela, EEUU y el petróleo

Venezuela, EEUU y el petróleo

enero 31, 2019 Desactivado Por admin

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha acusado a Donald Trump y a un “grupo de extremistas a su alrededor” de conspirar para derrocarlo con el fin de apoderarse del petróleo venezolano, y ha advertido que corre el riesgo de transformar el país sudamericano en un nuevo Vietnam. En un video de cuatro minutos en Facebook -publicado mientras Venezuela se preparaba el miércoles para un día de nuevas protestas a favor de la oposición- Maduro dijo que los líderes del “imperio” estadounidense estaban conspirando “para poner sus manos en nuestro petróleo, tal como lo hicieron en Irak y Libia”.

Incapaz de acusar al gobierno venezolano de acumular armas de destrucción masiva, en su lugar estaba llevando a cabo una campaña mediática de noticias falsas para justificar su intervención en un país que se jacta de tener las mayores reservas de crudo del mundo, dijo Maduro. “No permitiremos un Vietnam en América Latina. Si los EE.UU. tienen la intención de intervenir contra nosotros, tendrán un Vietnam peor de lo que podrían haber imaginado. No permitimos la violencia. Somos un pueblo pacífico”, agregó el líder izquierdista venezolano.

Maduro se sigue sintiendo fuerte

“Pido que Venezuela sea respetada y pido el apoyo del pueblo de los Estados Unidos para que no haya un nuevo Vietnam, y menos aún aquí en nuestra América”. En el video, Maduro se pintó a sí mismo como un “admirador” de los Estados Unidos que había visitado Boston, Filadelfia, Baltimore, Nueva York y Washington y que quería tener relaciones más estrechas con la Casa Blanca. “Estados Unidos es mucho más grande que Donald Trump, mucho más grande”, dijo.

Pero Maduro parece poco probable que pueda reparar las relaciones con la administración Trump, que ha puesto todo su peso detrás de su rival en la presidencia, Juan Guaidó. En una llamada telefónica el miércoles, Trump reafirmó su apoyo a Guaidó, y los dos hombres acordaron mantenerse en contacto regularmente, según la Casa Blanca. El lunes, Trump intensificó su batalla contra Maduro anunciando sanciones radicales contra la petrolera estatal PDVSA.

Maduro también dijo el miércoles que estaba dispuesto a negociar con Guaidó. “Estoy dispuesto a sentarme a conversar con la oposición para que podamos hablar por la paz de Venezuela y su futuro”, dijo. Maduro dijo que las conversaciones podrían llevarse a cabo con la mediación de otros países, nombrando a México, Uruguay, Bolivia, el Vaticano y Rusia. Más tarde, el miércoles, Moscú repitió su oferta de mediación. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dijo que Rusia podría ofrecer condiciones más equilibradas para el diálogo que Occidente.

Lavrov pidió a Guaidó que acordara conversaciones sin condiciones previas. “Acogemos con beneplácito la voluntad del presidente venezolano de aceptar tales esfuerzos internacionales”, dijo en una conferencia de prensa en Moscú, según Interfax. “Hacemos un llamado a la oposición para que muestre un enfoque igualmente constructivo, se retracte de los ultimátums y actúe de manera independiente, guiada sobre todo por los intereses del pueblo venezolano”.

¿Tiempos de cambio?

Moscú ha ofrecido hasta ahora un apoyo total al líder venezolano. Rusia ha invertido aproximadamente 13.000 millones de libras esterlinas en Venezuela mediante la refinanciación de la deuda del país, así como a través de transacciones de petróleo y armas. Guaidó, un ex líder estudiantil de 35 años de edad y jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela, dirigida por la oposición, ha estado al frente de un nuevo intento de forzar a Maduro a abandonar el poder desde la semana pasada, cuando se declaró a sí mismo como el legítimo presidente interino de Venezuela en un audaz desafío al titular.

La Corte Suprema de Venezuela ha impuesto una prohibición de viajar y restricciones financieras a Guaidó, incluyendo el congelamiento de sus cuentas bancarias. Al comienzo de una protesta de dos horas el miércoles por la tarde, cientos de estudiantes se reunieron frente a las puertas de la Universidad Central de Venezuela en Caracas. Los profesores dieron conferencias de educación cívica a los estudiantes reunidos, mientras que la policía antidisturbios, que casi igualaba su número, observaba desde lejos.

Entre los manifestantes estaba Rafaela Requesens, una estudiante activista cuyo hermano Juan, un político de la oposición, fue arrestado después de un intento de ataque con drones a Maduro. Amnistía Internacional ha calificado su detención de “arbitraria”. “Este es el momento de luchar por la democracia”, dijo. “No buscamos la confrontación, sino que la policía y los militares se unan a esta lucha. Esta no es una lucha entre chavistas y la oposición; es una lucha por Venezuela”.

Más protestas están previstas para el sábado.